8 Tips para el Mantenimiento del auto: Fluidos y Filtros

Si llevas a cabo el tipo correcto de mantenimiento a tu automóvil, no solo le ayudarás a mantener su valor, sino que además lo mantendrás funcionando de manera segura y confiable. Un mantenimiento regular implica una amplia variedad de proyectos que podrías no ser capaz de realizar con facilidad en casa. Sin embargo, si comprendes lo necesario para el mantenimiento, te equiparás mejor acerca de los trabajos que tu automóvil necesita al momento de comunicarte con un centro local de servicios automotrices.

1-Administrar los fluidos y los filtros del automóvil

1-Detecta las necesidades de aplicación específica en el manual del propietario. Aunque muchos aspectos del mantenimiento de rutina respecto al cuidado se consideran universales, existen algunos que pueden ser específicos para la marca, modelo o año particular de tu automóvil. Debes consultar el manual del propietario para conocer los requisitos del mantenimiento programado a fin de asegurarte de no omitir ninguno importante.

Algunos automóviles necesitan un reemplazo de correas de distribución en intervalos de kilometraje específicos. De lo contrario, te arriesgas a dañar la culata del motor.
Si no cuentas con el manual del propietario, puedes consultar la página web del fabricante para conseguir más información.

2-Revisa los depósitos de fluido en el compartimiento del motor y agrega más líquido si es necesario. El compartimiento del motor cuenta con depósitos de plástico para el líquido de frenos, el refrigerante del motor, el líquido limpiaparabrisas y el fluido de la dirección asistida. La línea inferior sobre el depósito es la marca de “lleno”. Cada vez que veas que el fluido se encuentra debajo de esa línea, debes agregar más cantidad hasta que regrese a la línea superior, que indica que está “lleno”.

Algunos vehículos tienen requisitos específicos para el tipo de refrigerante o líquido de frenos que debes utilizar. Consulta el manual del propietario o el manual de reparación de aplicación específica para verificar el tipo adecuado específico para tu automóvil.
Para llenar cada depósito, debes desenroscar la tapa y verter el líquido hasta que alcance el punto “lleno” como se indica sobre el lateral. Luego, enrosca la tapa nuevamente.

3-Cambia el aceite cada 5000 km . Una vez que hayas alcanzado la marca de 5000 km (3000 millas), debes elevar el automóvil con una gata y deslizar un recipiente debajo del cárter de aceite. Retira el perno de drenaje (el único que se topa con el cárter de aceite) y deja que el aceite se drene dentro del recipiente. Luego, ubica el filtro de aceite y retíralo. Recoge un poco de aceite con el dedo y pásalo por el sello del filtro nuevo. Luego, enróscalo en su lugar. Regresa el perno de drenaje al cárter de aceite una vez que hayas terminado de drenarlo.

Vuelve a llenar el motor con la cantidad y el tipo de aceite correctos una vez que el filtro nuevo se encuentre en su lugar y hayas vuelto a insertar el tapón de drenaje.
Todos los vehículos presentan diferentes capacidades y requisitos de aceite. Debes consultar el manual del propietario o el manual de reparación de aplicación específica para averiguar el tipo y la cantidad de aceite necesaria para tu automóvil.

4-Cambia el filtro de aire una vez al año. El filtro de aire evita que la arena y la suciedad ingresen en el motor desde el exterior. La mayoría de los filtros deben reemplazarse anualmente, aunque algunos provenientes de mercados de accesorios automotrices pueden limpiarse en lugar de reemplazarse. Busca la caja de aire al final del conducto de admisión que conduce a la parte superior del motor. Suelta de 2 a 4 broches que lo mantienen cerrado y abre la parte superior para acceder al filtro de aire.

El filtro simplemente se asienta dentro de la caja de aire. Puedes retirarlo con la mano y colocar el nuevo en su lugar.
Vuelve a cerrar la caja de aire y utiliza los broches para asegurar la tapa.

5-Utiliza combustible del octanaje correcto para tu motor. El octanaje del combustible sirve para medir su estabilidad bajo presión. Los motores de alta compresión o inducción forzada (motores turboalimentados o sobrealimentados) necesitan un combustible de mayor octanaje que la mayoría de los otros vehículos. El uso de un combustible de menor octanaje podría producir daños al motor y generar problemas considerables en el futuro.

La mayoría de los autos que necesitan combustible “Premium” suelen indicar este detalle sobre el panel de instrumentos y sobre la tapa del depósito de combustible.
Consulta el manual del propietario o la página web del fabricante si aún no estás seguro del nivel de octanaje del combustible que necesita tu vehículo.

6-Instala un filtro de combustible nuevo cada 65 000 km. El filtro de combustible bloquea el paso de suciedad y sedimentos del depósito de combustible al propio motor. Para reemplazar el filtro, debes ubicarlo a lo largo de la línea de combustible que va desde el depósito hasta la parte delantera del automóvil. Este elemento luce como un cilindro con una boquilla que sale por delante y por detrás. Coloca un recipiente debajo para recoger cualquier fuga de combustible. Luego, utiliza un destornillador plano para extraer los broches que sujetan las líneas de combustible sobre las boquillas.

Afloja el soporte que sostiene el filtro de combustible antiguo en su lugar y deslízalo para extraerlo.
Desliza el filtro nuevo en el soporte y presiónalo hacia abajo. Conecta las líneas de combustible a cada boquilla y vuelve a insertar los broches para sujetarlos en su lugar.
Si los broches se rompen, puedes conseguir nuevos en una ferretería local.

7-Drena y descarga el refrigerante una vez al año. Eleva el vehículo con una gata y coloca un recipiente debajo del tapón de drenaje del radiador. Abre el tapón de drenaje y deja que se salga todo el refrigerante. Luego, vuelve a cerrar el tapón de drenaje. Abre el tapón del radiador en la parte superior de este y llénalo con agua. Luego, cierra el tapón y drénalo nuevamente. Vuelve a llenar el radiador con el refrigerante adecuado para tu vehículo.

La mayoría de los vehículos requieren una mezcla de agua y refrigerante en partes iguales. Por lo general, puedes conseguir refrigerante premezclado en una tienda local de autopartes.
Consulta el manual del propietario o el manual de reparación específico de tu vehículo para verificar la cantidad y el tipo específico de refrigerante que necesita.

8-Utiliza un eliminador de insectos para limpiar el radiador. Rocía la solución sobre el radiador y deja que se asiente por unos cuantos minutos. No toques ni restriegues el radiador. Podrías doblar las cuchillas o lesionarte al tocarlas, ya que se encuentran afiladas. En lugar de ello, debes dejar que el eliminador de insectos se asiente durante aproximadamente 2 minutos y luego enjuagarlo con una manguera.[8]

Lee las instrucciones del producto que has comprado para asegurarte de utilizarlo correctamente.

Compartir post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on email

empresa

  • Historia

localización

información

  • Teléfono: 2615916759
  • Email: ventas@chevrocar.com
WhatsApp chat