Chevrocar Sur todo para tu Chevrolet

Cómo preparar tu auto para conducir en invierno

Debes preparar tu auto para conducir en invierno, a menos que vivas en una parte del mundo donde solo haya una mínima diferencia entre el clima de invierno y de verano. Es esencial que prepares tu auto para conducir en invierno porque el invierno demanda cosas inusuales de sus partes y equipo. Si no se hace esto, podrías causar una situación en la que arriesgarías tu vida.

Pasos

1-Prepara tu auto para conducir en invierno de acuerdo al peor clima que podrías esperar en tu zona. El clima de invierno encontrará tu debilidad subestimada si tu preparación no está completa.

2-Revisa el anticongelante. Los sistemas de refrigeración que no están en la proporción correcta conducen a un recalentamiento debido a la congelación. Haz descargar el sistema de refrigeración del auto en el otoño, antes de la primera helada. Además, necesitas revisar el sistema para ver si hay filtraciones e instalar refrigerante fresco.

3-Si tienes una cochera, úsala para guardar tu auto. Protege la pintura, protege al parabrisas contra el hielo (ver los consejos) y protege al radiador contra líquido o agua de la helada. Así es, existe una cosa llamada “el congelamiento de los tubos para combustible”. La condensación se acumula en el tubo para combustible y en el tanque y se congela (podrías averiguar sobre un calentador de bujía para autos en una tienda de autopartes).

Si no tienes donde guardar tu auto, invierte en una funda para auto. Trata de conseguir una que sea reversible, con un lado de un color brillante, tal como el anaranjado, amarillo y con tonos de neón. Una funda para auto no lo protegerá de los líquidos de la congelación, pero mantendrá a la nieve y al hielo alejado de tu parabrisas y de la pintura y ayudará a proteger a tu auto de sales que se podrían utilizar en las calles de tu comunidad.

4-Verifica que tu sistema de calefacción funcione correctamente, que el núcleo no gotee, que el ventilador funcione y el descarchador de ventanas esté funcionando.

5-Revisa los limpiaparabrisas y cámbialos si están gastados o si se han endurecido. Cambia el líquido limpiaparabrisas por uno que tenga anticongelante.

6-Examina el sistema eléctrico del auto, especialmente la batería y la disposición de la carga. Los climas fríos demandan cosas inusuales en el sistema de carga.

7-Revisa los líquidos regularmente.

Un auto viejo en una zona con temperaturas que llegan a ser congelantes utiliza un aceite de alta viscosidad de grado 30. Necesitas escoger un aceite de menor viscosidad, como de grado 10, cuando la temperatura cae a bajo cero y se mantiene así.
Esto también se aplica a tu líquido para transmisión automática. Los aceites y líquidos de transmisión de mayor grado no lubrican suficientemente en climas más fríos. Los autos nuevos utilizan aceite multigrado, tal como de grado 10 y 30. Esto elimina la necesidad de cambiar el tipo de aceite.

8-Espera tener “neumáticos cuadrados” luego de que el auto haya estado parado por un tiempo (por ejemplo, toda la noche). El aire tibio en los neumáticos sube. Mientras se va enfriando, la parte inferior del neumático se “aplana”. Esto se arreglará por sí solo una vez que empieces a conducir y que el aire comience a circular nuevamente. Pero empieza a conducir lentamente. Averigua con un vendedor de neumáticos sobre neumáticos y cadenas para la nieve.

Asegura una tracción para que sepas que estás seguro al conducir en pistas cubiertas de hielo. Revisa las bandas de rodamiento de los neumáticos de tu auto. Cambia los neumáticos que no tienen suficientes bandas de rodamiento. Los neumáticos para la nieve también podrían ser una buena inversión.

 

Compartir post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on email

empresa

localización

información

WhatsApp chat