¿Conocías estos datos sobre los frenos? ¡No dejes de leer!

Un conocimiento básico del funcionamiento de este sistema nos va a ayudar a interpretar posibles señales de avería y además a concienciarnos de la importancia del mantenimiento. Y es que a pesar de que el 97% de los conductores opinan que los frenos son el sistema de seguridad más importante de su coche, solo el 13,5% de los conductores sabría detectar si su sistema de frenos tiene algún problema.

Funcionamiento básico de los frenos

 

Sistemas mecánicos, hidráulicos y electrónicos conforman el funcionamiento de los frenos. El conductor acciona el sistema a través de un pedal, esta fuerza que ejerce es amplificada por un servofreno que actúa sobre una bomba de presión. Mediante un sistema de canalizaciones y bombines hidráulicos se accionan las pastillas de freno o las zapatas en caso de frenos de tambor.

 

La costumbre nos hace pasar cosas por alto

Una de las primeras sensaciones que tenemos cuando usamos otro coche es el cambio en el tacto de los pedales. La dureza de los pedales de embrague o freno suele ser diferente a la que estamos acostumbrados en nuestro coche y es posible que incluso notemos que la frenada es más o menos efectiva que de costumbre.

Debido al desgaste, los frenos van perdiendo efectividad de forma progresiva y el conductor se va adaptando a estos cambios. Con el paso del tiempo la distancia de frenado aumenta, el pedal se vuelve más esponjoso, y hasta que otra persona no conduce nuestro coche y nos dice: ¡pero que mal frena tu coche!, no nos damos cuenta de que tenemos que llevarlo al taller a revisar los frenos.

Podemos guiarnos por algunas reacciones o sensaciones

  • Pedal del Freno Esponjoso: 

    Aunque como decíamos al principio, el conductor se va acostumbrando al tacto del pedal, llega un momento que este se vuelve excesivamente esponjoso. La causa se puede encontrar en un líquido de frenos muy deteriorado, fugas en el circuito de frenos, aire en el mismo circuito o un defecto en la bomba de freno o bombines. Los fabricantes recomiendan sustituir este líquido cada 2 o 4 años, algo que es desconocido por muchos conductores e ignorado por otros, ya que no se percibe esa sensación de inseguridad como ocurre con otros elementos.

  • Ruidos y vibraciones:

    Las vibraciones pueden deberse a diferentes motivos: desgaste anormal de neumáticos, rodamientos de las ruedas, alineamiento de dirección; pero cuando son debidos al sistema de frenos, pueden ser debidos a una deformación de los discos de freno o a unas pastillas con desgaste irregular.

    El desgaste de los discos de freno, al igual que el de otros elementos, depende mucho de la forma de conducir de cada conductor y del mantenimiento que se le dé al vehículo. Por ejemplo, no cambiar a tiempo unas pastillas en mal estado y continuar conduciendo con ellas puede producir un desgaste anormal en el disco de freno y producir una avería peor.

  • Distancia de frenado más largas:

    Necesitar cada vez más espacio para detenerse puede ser debido a otros factores como el firme, la carga, la suspensión o los neumáticos en mal estado. Pero si nos ceñimos al sistema de frenos, este aumento en la distancia de frenada se debe al desgaste de los elementos que lo conforman.

    Para que la frenada sea eficaz se deben de dar una serie de circunstancias. En primer lugar que la transmisión de la fuerza sea idónea para lo cual tanto el funcionamiento del servofreno como estado del líquido de frenos juegan un papel fundamental, y en segundo lugar que la efectividad del conjunto pastilla-disco, zapata-tambor sea óptima.

    En este último caso cuando existe un desgaste de estas piezas, se produce una pérdida notable de eficacia, que se traducirá en un aumento de la distancia. Además de aumento de la distancia de frenado, nos podemos encontrar con derrapes inesperados.

    Como siempre, el mantenimiento periódico de estos sistemas y la sustitución de las piezas deterioradas a tiempo, nos puede evitar gastos mayores en un futuro o lo que es más importante, nos puede evitar un accidente.

  • El pedal del freno está muy duro:

    Detener un coche de una tonelada de peso aproximadamente, moviéndose a una velocidad de 100 km/h con la única fuerza de nuestro pie es algo realmente complicado, por eso, los automóviles, en su evolución, han incorporado un sistema de servoasistencia (antes no había servo y era la fuerza de quien conducía, la que detenía el coche).

    Un servofreno lo que hace es multiplicar la fuerza que hacemos sobre el pedal, enviando más presión al circuito y por tanto al sistema de frenos, que realiza su trabajo de forma más efectiva. Si quieres comprobar su funcionamiento trata de accionar el freno cuando el coche está apagado, verás que la primera vez te responderá, pero la siguiente el coche no se detendrá por muy fuerte que pises el pedal.

Mantenimiento de frenos

Con una limpieza de las partes del sistema de frenos de disco podremos mejorar el rendimiento del frenado a la vez que eliminamos ruidos provenientes del tren delantero. No requerimos prácticamente de ningún material adicional a unas herramientas y un líquido de frenos de calidad o una línea de aire para aplicar a las partes involucradas del freno delantero.

 

Podemos realizar esta limpieza cada seis meses y así tendremos el sistema de frenos funcionando en óptimas condiciones y sin ruidos molestos.

 

 

Cómo limpiar los frenos de disco

 

  1. Estacionar el auto en una superficie nivelada, colocar el freno de mano, para los carros automáticos en parking.
  2. Aflojar las tuercas de los pernos del rin, con la cruceta o una llave L, realizar la operación con el vehículo en el suelo para evitar que las llantas se giren.
  3. Colocar el gato en una parte segura del automóvil, para mayor seguridad colocar dos torres o colocarlo sobre unas plataformas.
  4. Retirar completamente las tuercas de rin.
  5. Retirar la llanta.
  6. Con un destornillador de pala, retirar un poco el cilindro, para liberar las pastillas y poder retirar la mordaza.
  7. Con una llave especial, retirar el tornillo de sujeción de la mordaza
  8. Desplazar la mordaza hacia arriba.
  9. Retirar con el destornillador de pala las pastillas.
  10. Luego, con una prensa, recoger el émbolo del cilindro, lo que facilitará la recuperación del sistema para su instalación.
  11. Se puede limpiar todo el conjunto con la línea de aire o una aspiradora que nos permita la opción de soplador, con la presión del aire se puede retirar todo el polvillo que generan las pastillas. También se puede usar líquido para limpiar partes del freno.
  12. Se puede pulir un poco la pastilla con un esmeril o una lija muy suave, a fin de retirar la rebaba que se genera por desgaste irregular.
  13. Se retira el pasador, también para limpiarlo.
  14. Luego se procede, con el montaje de las láminas de ajuste, las pastillas, se coloca el pasador y se ajusta el tornillo de la mordaza.
  15. Por último se obtura el pedal del freno, hasta que el cilindro regrese a su posición.
  16. Se repite el procedimiento en la rueda contraria
  17. Finalmente se instala la llanta.

Ahora que finalmente tenemos nuestros frenos en condiciones tenemos que asegurarnos de tener todo los documentos para realizar ese viaje que esperamos por tanto tiempo.

Documentación para circular

  • Licencia de conducir correspondiente al tipo de vehículo.
  • DNI o cédula de identidad.
  • Cédula verde al día
  • Cédula azul, en caso de circular en un vehículo que no sea de su propiedad y que la cédula verde se encuentre vencida.
  • VTV (Verificación Técnica Vehicular).
  • Comprobante de póliza de seguro obligatorio vigente.

Elementos obligatorios para llevar en el auto

  • Matafuegos cargado (tiene un año de vigencia) al alcance del conductor y dos balizas triangulares. Se recomienda tener chaleco reflectivo, barral de cuarta, eslinga de remolque y llave cruz, para eventuales problemas que surjan en la ruta.
  • Matafuegos con control de carga y al alcance del conductor. El matafuegos debe estar homologado por el Organismo Provincial de Desarrollo Sostenible (OPDS).
  • Balizas portátiles.

No es de carácter obligatorio, pero se recomienda también llevar

  • Botiquín de primeros auxilios.
  • Gato hidráulico o criquet.
  • Auxilio inflado y llave de ajuste.

De parte de Chevrocar les deseamos un buen viaje y las mejores experiencias, ¡Gracias por elegirnos!

Compartir post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on email

empresa

localización

información

WhatsApp chat